El castillo Chiaramonte de Siculiana está lleno de leyendas. Alguien dice que fue construido sobre lo mítico Camico di Kokalo. Este porque está cerca del río Cañas, que primera fue navegable, dónde allí y hay los cargadores y se ve la importancia de aquel sitio por el comercio de trigo. En el castillo se puede entrar sólo del extenso sur. Cuatro soldados bastaron a defenderlo y a no hacer entrar nadie. Hay un paso subterráneo que va a acabarles en los cargadores. Así mientras el castillo fue asediado, los sicani se alimentaron con las provisiones que llevaron del paso subterráneo oculto. Basta con dejarnos llevar de la fantasía dentro de estas paredes para ver caminar Dedalo que piensa en nuevas invenciones. Entre aquellas paredes parece de ver la fantasma de Brancaleone Dorio. El mismo Brancaleone que se casó con Costanza Chiaramonte. En la iglesia de san Lorenzo del castillo fue encontrado el santo Crucifijo. El castillo también fue cárcel. Entre las paredes se encuentran los nombres y los pensamientos de los prisioneros. En la celda un viejo y un joven fueron cerrados. El viejo de nombre Carmelo y moribundo, le contó al joven Ntoni un cuento. Carmelo dijo que él y otros cuatro chicos escondieron dentro de un peñón el tesoro que consiguieron robando. Para no difundir el secreto los mataron todo. Cuándo matadas lo último fue descubierto y parado. Pero no es fácil cogerlo. Hay el espíritu de un joven. Este joven fue llevado sobre el lugar del tesoro y juró de no revelarlo a nadie. Cuando juró el, uno de los chicos le dicho una cuchillada al corazón, así su espíritu hace de guardia al tesoro. Quien busca de tomar el tesoro cae en el pozo y muere. Para cogerlo tienes que echar agua bendita, poner una cruz y recitar un ruego. Cuando lo coges tienes que donar mitad del dinero al santuario.